• English
  • Português
  • Español

Empregos e Salários

Imagem topo: 
Español


 
Español

La ampliación de los empleos formales fortaleció el Régimen General de Previsión Social (RGPS) que prácticamente duplicó sus entradas en los gobiernos Dilma y Lula. En 2012, Previsión Social recaudó R$ 293,3 mil millones, contra R$ 151,8 mil millones en 2002.

Español

El camino de la oportunidad se abrió a millones de jóvenes en los gobiernos Lula y Dilma por medio de más plazas en la educación primaria y secundaria, en las universidades públicas y privadas, al igual que en las escuelas técnicas. (Vea aquí). Y los jóvenes están aprovechando las puertas abiertas para cualificarse y entrar en mejores condiciones al mercado de trabajo. Estudio del instituto Data Popular indica que el 68% de los jóvenes de la clase C estudió más que sus padres, mientras que eso es cierto para tan solo un 10% de la clase A.

Español

La población de Argentina es de cerca de 41 millones de personas y la de Colombia está alrededor de 47 millones. Esos números nos ayudan a comprender la dimensión de las transformaciones verificadas en Brasil durante la última década. Durante los gobiernos de Lula y Dilma, 42 millones de brasileños ascendieron a la Clase C, casi una Colombia entera y más que toda la Argentina.

Español

Más oportunidades de trabajo y mayores salarios vienen beneficiando a segmentos de la sociedad brasileña históricamente marginados: negros, nordestinos, trabajadores rurales. De cada 100 personas que ingresaron a la clase C entre 2002 y 2012, 75 eran negras o pardas - o sea, tres de cada cuatro personas. En la región Nordeste, la clase C creció del 22% al 42% del total de la población, según datos de la Secretaría de Asuntos Estratégicos de la Presidencia de la República en el estudio Voces de la Clase Media.

Español

Español
Español

El ascenso social de millones de brasileños ha hecho aflorar el prejuicio de sectores minoritarios de la sociedad que se sienten incómodos y disgustados de tener que compartir los espacios que antes eran cautivos de una cierta elite con los trabajadores brasileños: celadores, manicuras, obreros de la construcción civil, mensajeros, mecánicos, empleados de comercio, jubilados. Gente que trabaja duro para ganarse su dinero y tiene todo el derecho de consumir, viajar y frecuentar lugares a los que no tenía acceso antes de los gobiernos Lula y Dilma.

Español