• English
  • Português
  • Español

Desenvolvimento Regional

Imagem topo: 
Español
 
Español

Hasta 2003, los Arreglos Productivos Locales, o APLs, era un término ignorado o despreciado por quien debería promover el desarrollo nacional. Solo los grandes proyectos existían. Cuando el gobierno Lula pasó a priorizar los APLs con financiamiento del BNDES y una acción integrada que incluía 33 instituciones públicas y privadas, incluidos el Ministerio del Desarrollo, Industria y Comercio Exterior y el de Ciencia y Tecnología, Brasil finalmente pasó a apoyar a los micro y pequeños empresarios responsables de generar empleo e ingreso en sus comunidades.

Español

Los Fondos de Desarrollo Regional fueron creados para financiar a empresas y proyectos públicos o privados de infraestructura o con capacidad de generar miles de empleos o estimular la actividad productiva.

Español

Los recursos invertidos ahora son mayores que las transferencias obligatorias del Tesoro Nacional porque los bancos públicos que hacen la gestión de los fondos (BNB, Banco da Amazônia y Banco do Brasil en el Centro-Oeste) usan también el patrimonio de los fondos, proveniente de inversiones financieras y de cancelación de financiamientos anteriores a proyectos exitosos.

Español

Los Fondos Constitucionales de Financiación del Norte, del Nordeste y del Centro-Oeste fueron creados por la Constitución del 1988 con el objetivo de reducir las desigualdades regionales. En 2001, cuando el gobierno federal de entonces cerró la Sudene y la Sudam, dichos fondos se transformaron en las únicas alternativas disponibles para financiar emprendimientos en las tres regiones. Aun así, eso solo ocurría en el papel. En la práctica, muchas veces los recursos simplemente no era aplicados, como si el dinero no existiera.

Español

Más que un evento deportivo, el Mundial de Fútbol se transformó en una palanca para reducir todavía más las desigualdades regionales. No por casualidad, el Nordeste tuvo cuatro sedes del torneo (Fortaleza, Natal, Recife y Salvador) y el Norte y el Centro-Oeste, otras dos (Manaus y Cuiabá).

Español

El Norte y el Nordeste ocupan una posición central en el mayor conjunto de obras y proyectos estructurantes ya ejecutados en el país. La mayor parte de las obras de transporte en marcha o ya concluidas está en esas regiones: las hidrovías y puertos van a rellenar un vacío, una falta histórica de la Amazonía; y las carreteras y ferrovías como la Nueva Transnordestina, la Ferrovía Oeste-Este y la Ferrovía Norte-Sur llevarán la riqueza del interior del Nordeste y del Norte a la capitales y puertos.

(Sepa más en las páginas del PAC)

Español

Si es verdad que todavía existe una gran desigualdad de ingresos entre el Norte y el Sur de Brasil, ese foso viene disminuyendo año a año. La novedad es que en los gobiernos Lula y Dilma todas las clases sociales están ganando más en todas las regiones. La fórmula del IDHM para el ítem ingreso considera los recursos disponibles para que una familia asegure un estándar de vida con acceso a necesidades básicas, como agua, alimento y vivienda. En este caso, el ingreso per capita mensual de los brasileños creció R$ 346,31 entre 1991 y 2010.

Español

De los tres componentes que forman parte del IDHM, la educación fue el que más avanzó en Brasil de 1991 a 2010. El flujo escolar de niños/as y jóvenes creció un 156% y fue el mayor responsable de este resultado, pues el porcentaje de niños/as de 5 a 6 años asistiendo a la escuela era del 37,3% en 1991, saltó al 71,% en 2000 y ya había sobrepasado la casa del 91% en 2010, desempeño semejante al porcentaje de niños/as de 11 a 13 años que van a clase: del 36,8% a casi 84,9% en 2010.

Español