• English
  • Português
  • Español

Seguridad

 

Alianza con estados y municipios sustituye política de lavarse las manos y tirar el problema para delante

En lugar de la represión pura y simple, la prevención al crimen. En vez de lavarse las manos con el argumento de que la seguridad es obligación de los gobiernos estaduales, un gobierno federal empeñado en la construcción de alianzas y en el apoyo a estados y municipios. Fue así como Lula y Dilma cambiaron el foco de las políticas de seguridad a partir de 2003 y, simultáneamente, ampliaron las inversiones en seguridad pública.

En estos 12 años, el Gobierno Federal fue un aliado constante de los gobiernos estaduales tanto en las acciones estructurantes, como en los estados de Rio de Janeiro y Alagoas, como en situaciones de emergencia, a ejemplo de lo que ocurrió en São Paulo, Bahia, Goiás, Pernambuco y Rio Grande do Norte.