• English
  • Português
  • Español
O povo em primeiro lugar

Atención Básica

 

Salud de la Familia ya cubre a más de 100 millones de habitantes

Hoy, en 5.346 municipios brasileños (96% del total), los primeros síntomas de cualquier enfermedad ponen en funcionamiento una cadena de cuidados que tienen su primer eslabón en los 257,9 mil agentes comunitarios, integrantes de los 34.715 equipos de Salud de la Familia que cuentan también con médicos y enfermeros. El programa se volvió el pilar de la reorganización de la Atención Básica. Quedaron en la literatura o en las fotografías de archivo de los periódicos las imágenes del pasado, con niños y niñas hambrientos, exauriéndose en diarreas mortales, sin que la madre pudiera o supiera qué hacer.

Cuando Lula fue electo en 2002, menos del 32% de los brasileños eran atendidos por equipos de Salud de la Familia. En septiembre de 2013, la cobertura había superado el 56% de la población. En 2011, el PSF cambió de nombre y dejó de ser llamado “programa”. Para definirlo como una política permanente, considerada por el Ministerio de Salud como algo definitivo y esencial para las políticas públicas, pasó a ser llamado “Estrategia Salud de la Familia”.

Brasil Sonriente - el mayor programa gratuito de salud bucal del mundo

Para el que no podía pagar por los servicios de un dentista particular, el único remedo de política de salud bucal del país era el uso indiscriminado del llamado “boticão”, el sombrío alicate usado para extraer dientes.

Los Centros de Especialidades Odontológicas ofrecen tratamientos de conducto y pequeñas cirugías. Foto: Divulgación/MDSEn 2004, cuando se creó el Brasil Sonriente, un 20% de la población ya había perdido todos los dientes. El resultado fue la creación de un estigma: la sonrisa desdentada como símbolo de la miseria, de la falta de cuidados y de la ausencia del Poder Público. Diez años después, 80 millones de brasileños tienen un buen motivo para sonreír.
El programa Brasil Sonriente, que invirtió R$ 7 mil millones en diez años de existencia, reformuló completamente la Atención Básica en salud bucal y, en junio de 2014, contaba con 23.100 equipos de odontología trabajando en la Estrategia Salud de la Familia de 4.952 municipios, donde viven 80 millones de personas.
Para los casos más complejos o para restaurar la sonrisa de millones de brasileños que tuvieron sus dientes extraídos – principalmente los más ancianos – se crearon 1.013 Centros de Especialidades Odontológicas. Además de eso, desde 2010, 1.650 laboratorios están haciendo algo inédito en la historia de la salud pública en el país: produjeron más de 4 millones de prótesis dentales, que fueron entregadas gratuitamente a personas que tuvieron sus bocas mutiladas en el pasado.

Gracias al programa, Brasil hoy forma parte del grupo de países con baja incidencia de caries dental, de acuerdo con la Organización Mundial de Salud (OMS). Y más: con las acciones de prevención, tratamiento básico, atenciones especializadas, cirugías, tratamientos de conducto y rehabilitación en salud bucal del Brasil Sonriente, ¡cerca de 400 mil dientes menos fueron extraídos por año!

¿Quiere saber más?

• Para saber más sobre el programa Brasil Sonriente haga clic aquí

• Programa rescata autoestima de la población

Más y mejores dispensarios en todo Brasil

La inversión en la renovación de las instalaciones físicas donde trabajan los profesionales de Salud de la Familia da la dimensión de la importancia de la estrategia para el gobierno: hasta el cierre del primer mandato de Dilma, R$ 15 mil millones habrán sido invertidos para mejorar la estructura de las unidades básicas.

En 2013, fueron R$ 3,1 mil millones, dinero que elevó el número de “puestos de salud” (dispensarios), como son conocidos por la población, de 31.226 en 2011 a 39.959 al final de 2013, de los cuales 757 fueron construidos en territorios considerados pobres. En las unidades que están siendo o ya fueron ampliadas, habrá más espacio para que los profesionales realicen actividades terapéuticas en grupo con ancianos, diabéticos, hipertensos y mujeres embarazadas.

Salud en la Escuela beneficia 80 mil instituciones en 4.864 municipios

Médicos, pedagogos, agentes comunitarios de salud, docentes, padres de alumnos y enfermeros trabajan juntos para prevenir enfermedades y promover la salud de niños y niñas, adolescentes y jóvenes matriculados en el sistema público de educación.Lançado por Lula, em 2007, o Saúde na Escola garante diagnóstico precoce de doenças crônicas, controle de cáries e identificação do estado nutricional dos alunos Foto: Ricardo Stuckert

Desde 2007, ese programa involucra, de manera inédita, a los Ministerios de Salud y de Educación. En el ambiente escolar, los profesionales hacen el diagnóstico precoz de enfermedades crónicas, el control de caries, detectan problemas de visión e identifican el estado nutricional de los alumnos. 80,4 mil escuelas, centros de educación preescolar y guarderías, con mayoría de alumnos del Bolsa Familia, forman parte del programa, que atiende a niños, niñas y jóvenes en 4.864 municipios. La ampliación del programa Salud en la Escuela para las guarderías y centros de educación preescolar integra la acción Brasil Cariñoso, que fue concebida en una perspectiva de asegurar atención integral a los niños, niñas y jóvenes reforzando políticas relacionadas a la salud y a la educación.

Salud Mental - Atención psicosocial e integración a la familia son ahora prioridad

Un año antes de la primera elección de Lula, en 2001, la ley de la reforma psiquiátrica condenó a los antiguos hospitales psiquiátricos de los cuales los pacientes salían – cuando salían – con secuelas peores que la propia enfermedad. Les tocó a los gobiernos Lula y Dilma crear nuevas estructuras para atender a los enfermos mentales de manera humanizada y acogedora, con la finalidad de integrarlos a la familia y a la sociedad.

Desde entonces, el presupuesto destinado a la salud mental triplicó, saltando de R$ 620 millones a R$ 2 mil millones. En consecuencia, el número de Centros de Atención Psicosocial, los Caps, llegó a 2.067 unidades en diciembre de 2013, casi cinco veces más que los 424 existentes en 2002. Creados al final de los años 1980, los Caps involucran a la comunidad y a la familia en el tratamiento de los enfermos mentales, para que ellos puedan volver a llevar una vida normal. Como no siempre es fácil que eso suceda, desde 2003 las familias de 4.245 brasileños que durante varios años vivieron aislados en hospitales pasaron a recibir auxilio financiero, actualmente correspondiente a R$ 412,00.

Mejoría de condiciones sanitarias reduce mortalidad de bebés indígenas

La salud indígena dejó de ser simplemente una acción más desarrollada por la Fundación Nacional de Salud (Funasa) y pasó a ser el foco exclusivo de una secretaría creada por el Ministerio en 2010. El principal objetivo es la atención de los indios brasileños por el SUS de manera integral. El gobierno invierte principalmente en la mejoría de las condiciones sanitarias, en el manejo de la basura y en el abastecimiento de agua de las aldeas. En consecuencia a esos esfuerzos, la mortalidad infantil entre los bebés indígenas viene cayendo continuamente desde 2005. En 2009, fue de 41,9 muertes por 1000 nacidos vivos, contra 74,6 en el año 2000.