• English
  • Português
  • Español
O povo em primeiro lugar

Prevención

 

Número de fumadores cae 20% en seis años

Como resultado de una articulación entre gobierno federal y Congreso Nacional, la legislación antitabaco se volvió aún más rigurosa. Hoy está prohibido fumar en cualquier local cerrado, privado o público. Entre 2006 y 2012, la cantidad de fumadores en Brasil cayó un 20% y alcanzó su menor índice, pues solo un 12% de los brasileños consultados declaró ser fumador. Los datos son de la encuesta Vigilancia de Factores de Riesgo y Protección para Enfermedades Crónicas por Averiguación Telefónica (Vigitel, 2012) realizada anualmente por el Ministerio de Salud.

Ese estudio es un importante instrumento para desarrollar políticas de salud preventiva. Según la última encuesta, la prevalencia de fumadores es más alta entre los hombres (15%) que entre las mujeres (9%). Solo un 4% declara fumar 20 o más cigarrillos por día. El 21% de los adultos encuestados declara ser ex fumador: el 24% de los hombres y el 18,1% de las mujeres.

Pocas transformaciones, sin embargo, fueron tan bien asimiladas por la población como aquellas relativas a la salud sexual: la distribución de preservativos ya forma parte del cotidiano de la población, bien como las campañas publicitarias que abordan directamente el asunto y hoy son apuntadas por la OMS como ejemplares.

Gimnasios de Salud estimulan ejercicios en espacios públicos

El cambio del estilo de vida en las grandes ciudades, los nuevos hábitos de alimentación y la escasez de espacios para ocio y deportes en muchas de las ciudades del interior cambiaron la silueta de los brasileños de todas las regiones, clases sociales y género. En 2012, por primera vez, las personas con sobrepeso o obesas se volvieron mayoría en la sociedad, llegando al 51% de la población. Los Gimnasios de Salud fueron creados para facilitar el acceso de la población a los ejercicios físicos y reducir la amenaza de la diabetes, de la hipertensión arterial y de otras enfermedades crónicas que pueden matar.

Los gimnasios están siempre ubicados en locales de fácil acceso para la comunidad, con equipamientos deportivos y espacio para recibir orientaciones de profesores de educación física y nutricionistas. En septiembre de 2013, la población ya estaba utilizando 308 gimnasios en todos los estados, pero otros 3.725 ya habían sido aprobados y más de R$ 481,3 millones ya fueron transferidos a los municipios para que concluyan las obras o inicien la construcción.

Menos sodio y más alimentación sana

Comer más que cinco gramos de sal por día puede causar hipertensión, enfermedades cardiovasculares, problemas renales y algunos tipos de cáncer. Y el brasileño come mucha sal. Peor: come sin saberlo, pues la sal está presente en la composición de la mayor parte de los alimentos industrializados. En 2011, el gobierno dio el primer paso para hacer más sana la vida en Brasil, al firmar un acuerdo con las industrias que producen masas instantáneas, panes, galletitas, mezcla para tortas y mayonesas, para que sacaran hasta un 30% del sodio de sus productos.

En 2012, se firmó otro acuerdo – en este caso, con los fabricantes de condimentos, caldos listos y margarinas, que tendrán hasta 2015 para reducir el sodio de las mercaderías que producen. Finalmente, un tercer acuerdo fue cerrado en noviembre de 2013 con las industrias procesadoras de requesón, mortadelas, chorizos, quesos y jamones, que tendrán hasta 2017 para adecuarse a los patrones establecidos. Con eso, en los próximos cuatro años el brasileño deberá consumir, en promedio, un 63% menos de sodio, el principal componente de la sal.