• English
  • Português
  • Español
Crescimento com distribuição

Petróleo y Derivados

 

2020 é agora

R$ 95,7 mil millones en nuevas unidades de refino

No deja de ser curioso: los oposicionistas que hoy se quejan del déficit de Petrobras, provocado por la demanda de derivados superior a la capacidad de refino, pasaron ocho años en el poder sin invertir en el aumento de la capacidad de refino.

Refinería Abreu y Lima, en el estado de Pernambuco, procesará 230 mil barriles diarios de aceite  Foto: Divulgación/Petrobras

Les tocó a los gobiernos Lula y Dilma revertir ese cuadro. Grandes inversiones están siendo realizadas, en cuatro nuevas refinerías: Abreu y Lima (Pernambuco), Complejo Petroquímico de Rio de Janeiro (Comperj), Premium I (Maranhão) y Premium II (Ceará). Las tres primeras, juntas, recibirán inversiones por R$ 95,7 mil millones. Premium I, ubicada en el estado de Maranhão, sola, corresponde a una inversión de R$ 40,8 mil millones.

Nuevas Refinerías

Petrobras alcanza récord en refino

En junio de 2014, Petrobras alcanzó una marca histórica: el procesamiento medio de 2,172 millones de barriles al día, crecimiento del 32% con relación a 2002, último año de gobierno tucano (perteneciente al PSDB de Fernando Henrique Cardoso y aliados). La expectativa es de ampliación de la capacidad de refino en cerca de un 50% en los próximos años, alcanzando la marca de 3,2 millones de barriles diarios procesados en 2018.

Esa expansión es fruto de las inversiones del Programa de Aceleración del Crecimiento (PAC) en la modernización y ampliación de las refinerías brasileñas. Las inversiones están distribuidas en unidades de refino de varios estados, como la Refinería Presidente Vargas, en Paraná (R$ 5,3 mil millones); Refap, en Rio Grande do Sul (R$ 21,3 mil millones); Landulpho Alves-Mataripe, en Bahia (R$ 2,2 mil millones), Clara Camarão, en Rio Grande do Norte (R$ 312 mil millones); y Refinería de Manaus, en Amazonas (R$ 1 mil millón).