• English
  • Português
  • Español
O povo em primeiro lugar

Mi Casa, Mi Vida

 

Más ventajas para quienes tienen menos

La casa es nuestro puerto seguro. Es donde criamos a nuestros hijos, recibimos a los amigos, pasamos las horas más felices del día. La casa es un derecho de todos, pero no todos tienen condiciones de comprar o construir la suya, aunque luchen la vida entera. Fue para esos brasileños que Lula creó Mi Casa, Mi Vida. El programa financia a familias con ingreso bruto de hasta R$ 5 mil. La prioridad es para las que ganan hasta R$ 1.600, que pagan un 5% de su ingreso por diez años.

En la franja de hasta R$ 3.275, el subsidio es de hasta R$ 25 mil y es concedido de forma inversamente proporcional al ingreso. Para las familias con ingreso hasta R$ 5 mil, el beneficio se da por la reducción de la tasa de interés del crédito inmobiliario, variando del 5% al 7,16% de acuerdo al ingreso familiar.

Cuota cabe en el bolsillo

Encuesta realizada por el Instituto de Investigación Económica Aplicada (Ipea) revela que la cuota del crédito inmobiliario de Mi Casa, Mi Vida es menor que los gastos de los beneficiarios con luz, agua, gas y expensas de condominio.

Esos gastos, según el Ipea, totalizan en media R$ 105,35, mientras que las cuotas para los beneficiarios con ingreso de cero a R$ 1,6 mil están alrededor de R$ 64,96. Los números prueban que el programa es de hecho accesible a la población más pobre.

Casa nueva, vida nueva y mejor

¿Conoce usted aquella historia de que “el jardín del vecino es siempre más bonito que el mío”? Pues ella no vale para el Programa Mi Casa, Mi Vida: aquí, cada familia afirma que su casa es la más bonita de toda la vecindad. Es más: en una escala de 0 a 10, los beneficiarios del programa le dan nota 8,8 al ítem “satisfacción con la vivienda” y 8,6 para “mejoría en la calidad de vida”. La encuesta fue realizada por el Instituto de Investigación Económica Aplicada (Ipea), a partir de un muestreo con 7.620 viviendas, ubicadas en 187 municipios del país.

Con las propias manos

Otra importante innovación del programa es Mi Casa, Mi Vida - Entidades, cuyo objetivo es el de permitir que las familias organizadas en cooperativas, entidades privadas sin fines de lucro y asociaciones urbanas actúen como entidades promotoras/organizadoras en los programas habitacionales de interés social, lo que fortalece las prácticas de ciudadanía. En esta modalidad, las entidades populares refuerzan los procesos de educación y organización popular, tan importantes como la construcción misma de las viviendas.

Dirigido a familias de ingreso familiar mensual bruto de hasta R$ 1.600, Mi Casa, Mi Vida - Entidades contrató, hasta mayo de 2014, 43.175 casas en todas las regiones de Brasil, de las que 3 mil ya fueron entregadas

 

¿Quiere saber más?  
• Desigualdad de patrimonio inmobiliario cae y satisfacción con vivienda sube.

• Conozca mejor la encuesta del Ipea sobre Mi Casa, Mi Vida