• English
  • Português
  • Español
Crescimento com distribuição

Preguntas Frecuentes

 
 
 
 

Antes, cuando los más pobres no tenían prácticamente nada, quizá no fuera así tan importante. Pero con la generación de empleos, la valorización del salario mínimo, los programas de transferencia de ingresos y otras políticas de combate a la desigualdad de Lula y Dilma, mantener una cuenta corriente pasó a tener mucho sentido. Porque sirve para organizar las finanzas, hace rendir el dinero, da acceso al crédito, permite comprar en cuotas lo que no se puede pagar en efectivo. En tan solo ocho años de Gobierno Lula, 45 millones de brasileños conquistaron el acceso a servicios bancarios.

 ¿El crédito consignado para jubilados y pensionistas no es una trampa para ellos, que toman dinero prestado y después no lo pueden pagar?

Al contrario. El crédito consignado para jubilados y pensionistas del INSS beneficia principalmente a los más pobres. Juntamente con la política de valorización del salario mínimo y la gratuidad de medicamentos para diabetes, hipertensión y asma, además del descuento de hasta 90% en otros 115 ítems disponibles en la Farmacia Popular, el crédito consignado asegura un refuerzo en el presupuesto y mucha más calidad de vida. Y los bajos índices de incumplimiento son una prueba más de que el brasileño es responsable y sabe cuidar de sus finanzas.