• English
  • Português
  • Español
Mais forte e respeitado

Reducción de la Deforestación

La tala en la Amazonía cae 79% en diez años

Reducción fue de 27.772 km² en 2004 a 5.891 km² en 2013 / Foto: Policía FederalCon Lula y Dilma, la tala cayó como nunca en la Amazonía Legal: de los 27.772 km² deforestados en 2004, a 5.891 km² en 2013. Una reducción del 79%.

Entre las medidas que llevaron a esa reducción récord están la creación, en 2004, del Plan de Acción para la Prevención y Control de la Deforestación en la Amazonía Legal (PPCDAm). La primera fase del plan (2004-2008) consistió en la creación de más de 25 millones de hectáreas de unidades de conservación federales y la homologación de 10 millones de hectáreas de tierras Indígenas.

En la segunda fase (2009-2011), el PPCDAm intensificó el monitoreo y el control de la tala, con acciones de fiscalización y combate al crimen organizado. Las operaciones fueron realizadas conjuntamente por el Ibama, la Policía Federal, la Policía Caminera Federal y la Fuerza Nacional de Seguridad Pública, con el apoyo de la Abin (Agencia Brasileña de Inteligencia) y del Ejército.

Las dos fases, tanto la de creación de unidades de conservación, como la de monitoreo y control de la tala, fueron coordinadas por Dilma, entonces ministra-jefa de la Casa Civil del gobierno Lula.

¿Lo sabía?

Las emisiones medias anuales de gases de efecto invernadero provenientes del Reino Unido (2008-2011, período disponible según el Protocolo de Kioto) son de cerca de 600 millones de toneladas de CO2 equivalente/año. Eso significa que, desde 2010, el resultado de la acción para reducir la tala en la Amazonía brasileña es equivalente a reducir a cero las emisiones anuales del Reino Unido, la segunda mayor economía de Europa.

 

Fiscalización y combate

Una de las principales acciones de combate a la deforestación promovidas por Lula y Dilma, la Operación Arco Verde Tierra Legal, llevó alternativas sostenibles a 43 municipios de la Amazonía. El conjunto elegido no se dio de manera aleatoria: juntos, esos municipios respondían, en 2009, por un 53% de la tala en la región. La operación alteró el modelo económico de esos municipios, por medio de acciones como la regularización agraria y ambiental, la emisión de documentación para los trabajadores rurales, el acceso al crédito, la atención en la Previsión Social y la difusión tecnológica. Más de 200 mil personas fueron beneficiadas.

Se emprendieron 2,2 mil acciones y se invirtieron R$ 317 millones en la financiación de actividades de agricultura y ganadería. Valió la pena: la Operación Arco Verde llevó a una reducción del 23% en la tala en esos 43 municipios.

La reducción récord de la tala en la Amazonía ganó otra protagonista de peso. Iniciada en 2008, la Operación Arco de Fuego tiene foco en el combate a la deforestación y a la violencia, por medio de acciones de seguridad pública. La operación es conducida por la Policía Federal en conjunto con el Ibama y la Fuerza Nacional de Seguridad Pública, implicando a cerca de 300 agentes. Solo en la ciudad de Tailândia, en el estado de Pará, la Arco de Fuego resultó en más de R$ 23 millones aplicados en multas y 23 mil metros cúbicos de madera aprehendida.

Apoyo a los municipios

Además de las acciones de fiscalización y represión, el gobierno federal instituyó programas de apoyo a las alcaldías de los municipios con las mayores tasas de deforestación, para que el problema no volviera después del fin de las operaciones.

Como resultado de esa estrategia, las ciudades de Paragominas, Dom Eliseu, Santana do Araguaia, Ulianópolis, Tailândia y Brasil Novo, en el estado de Pará, abandonaron la lista de los municipios con mayores índices de tala de la Amazonía y volvieron a tener acceso al crédito rural, dejando de sufrir el embargo al uso económico de sus propiedades rurales.

En el estado de Mato Grosso, los municipios de Alta Floresta, Querência, Feliz Natal, Brasnorte y Marcelândia también dejaron de estar en la lista de las mayores tasas de deforestación.

Otra iniciativa importante, que vincula Estado, sociedad civil y productores, fue la Moratoria de la Soja. Durante la moratoria, el área de soja plantada en deforestaciones en el bioma Amazonía representó solo un 0,7% de la tala en los tres estados monitoreados (Mato Grosso, Pará y Rondônia).

La tecnología al servicio de los biomas brasileños

Ante los avances conquistados con el monitoreo de la Amazonía por datos de satélites, el gobierno federal estructuró, a partir del segundo mandato del presidente Lula, el Proyecto de Monitoreo de la Deforestación de los Biomas Brasileños por Satélite (PMDBBS).

Contando con el apoyo financiero del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el PMDBBS busca la elaboración y la ejecución del Sistema de Monitoreo por Satélite de la Deforestación en los Biomas Caatinga, Cerrado, Mata Atlántica, Pampa y Pantanal. El objetivo del proyecto es cuantificar las talas de áreas con vegetación nativa y usar como base acciones de fiscalización y combate a deforestaciones ilegales en esos biomas.ses biomas.

¿Quiere saber más?

Vea en el mapa dónde se localiza cada bioma brasileño