• English
  • Português
  • Español
Mais forte e respeitado

Copa Sostenible

Copa de las Copas confirma: Brasil es campeón en sostenibilidad

Construimos estadios sostenibles y compensamos en casi diez veces las emisiones de gases de efecto invernadero durante la Copa / Foto: Paulo rsmenezesEl mundo entero sabe que Brasil realizó la Copa de las Copas. Lo que no todos saben es que somos el único país del mundo en asumir una meta de compensación de gases de efecto invernadero para un gran evento, aun antes de su inicio. Así es, Brasil lo asumió y lo cumplió con creces, lo que es todavía más importante.

Brasil compensó casi diez veces más que las proyecciones de emisiones directas de gases de efecto invernadero generadas por la Copa del Mundo de 2014. Un marcador elástico: fueron compensadas 545,5 mil toneladas de carbono equivalente (unidad de medición de las sustancias que interfieren en el calentamiento global), contra las 59,2 mil toneladas estimadas para actividades como obras, uso energético en los estadios y desplazamiento de vehículos oficiales.

La compensación se derivó de la donación de créditos de carbono en respuesta al llamado público del Ministerio del Medio Ambiente. El edicto quedó abierto por tres meses y tuvo la adhesión de 16 empresas detentoras de Reducciones Certificadas de Emisiones (RCEs), los créditos de carbono, que son proyectos brasileños de compensación de emisiones certificados por las Naciones Unidas..

 

Recolección récord de residuos sólidos

El Mundial de 2014 también fue la Copa de las Copas en recolección de residuos sólidos para reciclaje. Cooperativas de cartoneros actuaron en los 12 estadios, para la recuperación y la separación de los residuos dejados por los hinchas durante los partidos. Solo en Fortaleza se recogieron 90 toneladas de residuos, en la arena Castelão, escenario de los partidos, y en el terraplén de la Playa de Iracema, donde ocurrió la Fan Fest. La actividad involucró a 350 cartoneros de 17 instituciones. La recolección de residuos en el Castelão ayudó a ahorrar lo equivalente a 1.879 m3 de agua, 5 toneladas de arena, 566 árboles, 1 tonelada de carbón mineral, 166 MWh de energía eléctrica, 9 toneladas de mineral de hierro y 121 barriles de petróleo.

 

Estadios reciben principal certificación ambiental

Siete de las 12 arenas construidas/reformadas para la Copa del Mundo de 2014 recibieron la certificación LEED (Leadership in Energy and Environmental Design) para edificaciones que atestan la adopción de conceptos de sostenibilidad.

El Mineirão (Belo Horizonte), por ejemplo, recibió una usina fotovoltaica instalada en su cobertura, capaz de captar energía solar y transformarla en energía eléctrica suficiente para abastecer a 1.200 viviendas de mediano porte. Las maderas sacadas del entorno de la obra fueron reaprovechadas por artesanos de Minas Gerais, en la producción de arte popular.

La reforma del Beira-Rio (Porto Alegre) contó con un plan de prevención de contaminación del suelo y del aire, con el objetivo de reducir los efectos de las actividades de construcción, controlando la erosión del suelo, la acumulación de sedimentos en los cursos de agua y la generación de polvo en la vecindad. El Castelão (Fortaleza) tiene un sistema de acondicionamiento de aire que no utiliza gases refrigerantes a base de CFC (clorofluorocarbono), responsables de la destrucción de la capa de ozono. En la arena Amazônia (Manaus), la irrigación del campo es automatizada y realizada con agua de lluvia, almacenada en siete grandes reservorios.

¿Quiere saber más?

Mire las principales noticias sobre la Copa del Mundo y Sostenibilidad