• English
  • Português
  • Español
O povo em primeiro lugar

Infraestructura social

 

Vivienda digna para millones de brasileños

El mayor programa de vivienda de la historia de Brasil es también el más exitoso. Con Mi Casa, Mi Vida se multiplicaron las inversiones en vivienda y viene disminuyendo el déficit habitacional en el país, un problema que parecía insoluble porque nunca había sido enfrentado.

Desde 2009, familias con ingreso mensual de hasta R$ 5.000,00 pueden adquirir su inmueble propio financiado en condiciones facilitadas. Los brasileños sin ingreso fijo o con rendimientos inferiores a R$ 1.600,00 están siendo beneficiados en los programas en alianzas con las municipalidades. Del total de 3,4 millones de viviendas contratadas, ya se entregó 1,7 millón. El programa Mi Casa, Mi Vida vino para suplir una deficiencia de más de 30 años sin política federal de vivienda en Brasil.

El programa Mi Casa, Mi Vida ya es responsable por 1/3 de las viviendas construidas anualmente en Brasil. Foto: Marco Peron/Caixa
Inversión récord rompe apagón del saneamiento básico

Los expertos en el asunto son prácticamente unánimes en dividir la historia del sanInvestimento recorde rompe apagão do saneamento básicoeamiento básico en Brasil en dos eras: antes y después del gobierno Lula. Antes, era común escuchar a gestores públicos diciendo que no valía la pena gastar dinero en “obras que quedan bajo la tierra y nadie las ve”. Un dicho perverso, transformado en verdad por los que no nunca se preocuparon por la salud del pueblo. A partir de 2003, las inversiones fueron reanudadas y llegaron a pequeños municipios cuyos habitantes ni siquiera soñaban con ver las calles abiertas para recibir los alcantarillados tubulares.

 

Energía eléctrica ilumina vidas en el interior de Brasil

El programa Luz para Todos, creado en 2003, cambió la vida en la región agreste y en las selvas brasileñas. Al asegurarles el acceso a luz eléctrica a 15 millones de brasileños, el programa permitió que las familias del campo pudieran, además de tener derecho a la comodidad del siglo XXI que les parecía distante, invertir en trituradores de alimento balanceado, sistemas de irrigación o congeladores para conservar carnes y pescado. El programa iniciado ya al principio del gobierno Lula, cuando Dilma era la ministra de Minas y Energía, cambió y sigue cambiando la vida en el interior de Brasil.

 

El mayor volumen de inversiones en infraestructura de transporte de la historia

Para ir al trabajo, para visitar a parientes, para pasear o para llevar mercancías. El hecho es que los brasileños nunca han circulado tanto. Para que eso ocurra con más comodidad, seguridad y en menos tiempo, el gobierno brasileño está realizando el mayor volumen de inversiones en infraestructura de transporte de la historia del país. Después de reformar decenas de aeropuertos, duplicar miles de kilómetros de carreteras y construir nuevos ferrocarriles, el transporte colectivo en las grandes ciudades va a cambiar completamente con las líneas de VLT (vehículo liviano sobre rieles), corredores de autobuses y metro.

En agosto de 2013, la presidenta Dilma anunció el Pacto de la Movilidad, que destinaba entonces R$ 50 mil millones más en inversiones en el sector para las principales ciudades y regiones metropolitanas brasileñas. Gobiernos de Estados y Alcaldías fueron invitados a presentar proyectos en el área, que pasaron por análisis y selección. De todos los presentados y analizados hasta el momento, ya se han anunciado más de R$ 30 mil millones de inversiones para las siguientes ciudades: Recife (R$ 1,9 mil millones), Fortaleza (R$ 2,1 mil millones), Salvador (R$ 2,2 mil millones), Río de Janeiro (R$ 2,6 mil millones), Belo Horizonte (R$ 2,6 mil millones), São Paulo (Región Metropolitana y Campinas: R$ 10,0 mil millones), Curitiba (R$ 5,3 mil millones) y Porto Alegre (R$ 5,0 mil millones).

Son inversiones que permitirán la construcción o expansión de modales como corredores de autobuses, metros, BRTs (autobuses de tránsito rápido) y VLTs (vehículos livianos sobre rieles).