• English
  • Português
  • Español
Mais forte e respeitado

Fortalecimiento institucional

Nuevos tiempos para el deporte brasileño

Selección brasileña femenina de balonmano conquistó la inédita medalla de oro en el  campeonato mundial, en Serbia / Foto: Cinara Piccolo/Comité Olímpico BrasileñoAl inicio de su primer mandato, el presidente Lula separó Deporte y Turismo en dos carpetas distintas. Así, ya en enero de 2003, el deporte brasileño pasó a contar con un ministerio propio, cambio estratégico que adelantaba las importantes conquistas del país en los años siguientes, con la realización de la Copa del Mundo y de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Rio.

Las transformaciones verificadas en el deporte brasileño también han llevado a importantes cambios en las federaciones. En 2008, por ejemplo, los principales equipos de baloncesto del país pasaron a reunirse alrededor de la Liga Nacional de Baloncesto, asumiendo la delantera de la organización del campeonato brasileño.

En los últimos años, varias confederaciones han pasado por cambios en sus comandos. Sin embargo, faltaba instituir una regla que promoviera la democracia en esas instituciones, como forma incluso de perfeccionamiento de la gestión.

Por ello, en octubre de 2013, la presidenta Dilma sancionó la Ley 12.868/2013, que limita a cuatro años, con derecho a solo una reelección, el mandato de los dirigentes de entidades deportivas que reciben recursos federales y exenciones fiscales.

 

La hora de Bom Senso Futebol Clube

Dilma recibe a los jugadores de Bom Senso F. C., para perfeccionar la gestión del fútbol brasileño / Foto: Roberto Stuckert Filho/Presidencia de la RepúblicaEnamorada del fútbol, la presidenta Dilma Rousseff se puso al frente de las discusiones sobre la modernización de la gestión del deporte.

Dilma viene reuniéndose tanto con los dirigentes de los clubes como con los representantes de Bom Senso Futebol Clube (cuya traducción al castellano es Sentido Común Fútbol Club), movimiento formado por jugadores interesados en “revolucionar el fútbol brasileño”.

Entre otras medidas, Bom Senso F.C. propone la racionalización del calendario de los campeonatos, para asegurar un fútbol de mejor calidad a los grandes equipos y de mayor sostenibilidad a los pequeños; modificación en los horarios de los partidos, para beneficiar a atletas e hinchas; y control sobre las finanzas de los clubes, que estarían obligados a gastar solo lo que recaudan.

Los principales puntos de la agenda de discusiones son la Ley de Responsabilidad Fiscal del Deporte, en tramitación en el Congreso Nacional, la reglamentación para democratizar la participación de atletas en las asambleas de las entidades y la creación de un Plan Nacional de Desarrollo del Fútbol.

La modernización de la gestión deportiva lleva a Brasil a victorias inéditas

 

Delegação paraolímpica brasileira desfila em carro aberto por São Paulo após campanha histórica nos Jogos de 2012, em Londres / Foto: Marcelo Camargo/Agência Brasil

En los últimos años, Brasil ha conquistado una nueva posición en el escenario deportivo mundial.

Las victorias en modalidades en las que somos históricamente fuertes, como el fútbol, el voleibol, la natación y el judo, se extendieron también a otras áreas, como la gimnasia artística, el balonmano femenino y los deportes paralímpicos.

Con un trabajo de largo plazo y de gran calidad, las chicas del balonmano conquistaron un histórico Mundial en 2013, en Serbia. En los Juegos Olímpicos de Londres, en 2012, Arthur Zanetti conquistó también la primera medalla de la gimnasia artística del país, con el oro en las anillas.

En los Juegos Paralímpicos de Londres, Brasil llegó al mejor desempeño de su história, conquistando 21 medallas de oro y asegurando la séptima posición en el cuadro general de medallas.