• English
  • Português
  • Español
Crescimento com distribuição

Preguntas Frecuentes

 

En realidad, los gobiernos del presidente Lula y de la presidenta Dilma fueron responsables de la creación de casi 20 millones de empleos formales en 11 años, al paso que FHC creó poco más de 5 millones de empleos durante 8 años. Cuando el PSDB gobernó Brasil, el promedio fue de 630 mil empleos creados al año. Durante las gestiones del PT, ese número fue casi 3 veces mayor, llegando a un promedio de cerca de 1,8 millón de empleos formales creados por año.

 Hay críticas en el sentido de que los gobiernos de Lula y Dilma se beneficiaron de tiempos prósperos en la economía mundial y que solo por eso el desempleo ha caído. ¿Es verdadera esa alegación?

El presidente Lula y la presidenta Dilma decidieron que Brasil necesitaba crecer y distribuir el ingreso a la vez - y no crecer primero para después distribuir. Por esta razón, las condiciones de vida de los trabajadores y trabajadoras mejoraron tanto en tiempos de bonanza como de dificultades en las economías mundial y brasileña. Bajo esta perspectiva, Brasil enfrentó en 2008 y 2009 la peor crisis de la economía mundial desde el Crash de 1929, y logró mantener un rumbo económico positivo para el país. A lo largo de los años de los gobiernos federales del PT, los empleos formales sobrepasaron los puestos informales - llegando a la relación de 57% para 43% en 2012. Y el desempleo llegó al nivel del 5,5% en 2012, contra más del 12% en 2003.

 
 

Con el nuevo mínimo estipulado por la presidenta Dilma en 2014, de R$ 724,00, el salario mínimo presentó un aumento real de más del 70% desde 2003 - de acuerdo con el Dieese, el aumento real es del 72,35% entre 2003 y el inicio de 2014. Esto es, además de recomponer el salario mínimo frente a la inflación, los gobiernos del presidente Lula y de la presidenta Dilma están creando condiciones para que dentro de algunos años el salario mínimo se duplique en términos reales. Para hacerse una idea, cuando Lula asumió la presidencia, en 2003, el mínimo era de R$ 200.

 ¿La actual fórmula de valorización del salario mínimo logra enfrentar la inflación verificada en el país?

En realidad, la fórmula instituida por el presidente Lula y convertida en ley por la presidenta Dilma trabaja con dos variables. Ella repone la inflación del año anterior, además de añadirle al valor del salario mínimo el crecimiento del PIB en los dos años anteriores - el PIB, o Producto Interno Bruto, corresponde a la suma de todas las riquezas producidas por el país. La fórmula debe ser aplicada hasta 2023, con la expectativa de aproximar cada vez más el salario mínimo de los valores considerados adecuados por las entidades de los trabajadores.