• English
  • Português
  • Español
Direito e Cidadania para todos

Preguntas Frecuentes

¿Qué han hecho de diferente Lula y Dilma por los derechos humanos?

En primer lugar, al contrario de los gobiernos del PSDB, Lula y Dilma han tomado la decisión histórica de gobernar para todos los brasileños - con atención especial a los más pobres y a los segmentos más vulnerables. Mujeres, negros, niños y adolescentes, ancianos, personas con discapacidad, población LGBT y víctimas en general de violencia, exclusión, discriminación y abuso, conquistaron visibilidad y una serie de políticas públicas orientadas al respeto y a la promoción de sus derechos.

¿Cuáles fueron los avances en estos últimos 12 años?

Fueron varios: la aprobación de la Ley Maria da Penha, la creación de la Comisión de la Verdad, la Ley de Cupos para los jóvenes negros, la implementación del Plan Nacional de los Derechos de la Persona con Discapacidad (Vivir sin Límite), el combate a la homofobia y la promoción de los derechos LGBT, la aprobación de la PEC del Trabajo Esclavo, la demarcación de la reserva indígena Serra Raposa do Sol, la creación del Sistema Nacional de Prevención y Combate a la Tortura, la creación de la Secretaría Nacional Especial de Salud Indígena y la aprobación de la Ley que transforma en crimen atroz el abuso sexual de niños y adolescentes, entre muchos otros.

En la práctica, ¿qué han traído de positivo esas acciones? La Ley Maria da Penha, por ejemplo, ¿eliminó la violencia doméstica contra la mujer?

Una ley, sola, no es capaz de eliminar un problema tan grave. Pero la Secretaría de Políticas para las Mujeres estima que 300 mil vidas de mujeres hayan sido salvadas desde que la ley entró en vigor, en 2006. En ese período, fueron expedidos alrededor de 100 mil mandatos de prisión contra agresores.

¿Qué han hecho Lula y Dilma por la población negra?

Para Lula y Dilma, Brasil necesita políticas afirmativas para superar de una vez el prejuicio y la discriminación racial. Y esas políticas empezaron a ser implantadas al principio del gobierno Lula, con la sanción de la Ley nº 10.639, que volvió obligatoria la enseñanza de historia y cultura afrobrasileñas en las escuelas de todo el país. Un avance fundamental fue la sanción de la ley que establece cupos para negros en la educación superior. Con la aprobación de esa ley y la implantación de acciones como el Programa Universidad para Todos (Prouni), el Fondo de Financiamiento Estudiantil (Fies) y la expansión de la red federal de educación superior, el número de estudiantes negros en la educación superior se ha triplicado en 12 años.

¿Qué representó todo eso, en términos de promoción de la igualdad racial?

Entre 2003 y 2013, con Lula y Dilma, el ingreso de la población negra y parda creció un 51,4%, mientras el de la población blanca aumentó un 27,8%, según el IBGE. Aun así, el ingreso de los negros todavía corresponde a tan solo 57,4% del ingreso de los blancos, lo cual indica que las políticas afirmativas necesitan avanzar más. Pero las señales de que estamos avanzando son claras. El Censo 2010, por ejemplo, trajo una sorpresa. Por primera vez, brasileños y brasileñas que se autodeclararon pardos y negros aparecieron como mayoría: 50,7%. En el censo anterior (año 2000), la mayoría de la población brasileña (53,7%) se declaraba blanca. Lejos de un eventual aumento de la tasa de natalidad, la explicación para el fenómeno está en la elevación de la autoestima de la población negra, gracias a las políticas afirmativas iniciadas en el gobierno Lula y ampliadas por Dilma.