• English
  • Português
  • Español

Inclusión Digital

Internet para todos

Uno de los avances más importantes de la Conferencia Nacional de Comunicación (Confecom) fue la definición del acceso a la Internet banda ancha como un derecho fundamental de los ciudadanos, además del establecimiento de ese servicio en régimen público, como forma de asegurar su universalización, seguimiento y control de precios. De esa propuesta nació el Plan Nacional de Banda Ancha (PNBL), coordinado por el Ministerio de las Comunicaciones.

Telebras, casi extinguida por los “tucanos” durante las privatizaciones promovidas por el gobierno FHC (Fernando Henrique Cardoso), fue reactivada y volvió a desempeñar un rol central en la de las comunicaciones en el país, especialmente en el campo de la Internet.

 

Cable submarino estatal asegurará la Internet más barata

Para asegurar una Internet con mayor velocidad y menor costo, el gobierno federal desarrolla el proyecto del primer cable submarino estatal, destinado a la conexión de datos entre Brasil y Europa.  Existen cinco cables de ese tipo de operación, cuatro de ellos conectando Brasil a los Estados Unidos y uno a Europa. Todos, sin embargo, pertenecientes a la iniciativa privada.

El cable estatal, que conectará Fortaleza a Lisboa, tendrá 6 mil kilómetros de extensión y velocidad
700 veces mayor que la actual conexión. La inversión empresas privadas, es de US$ 185 millones.

Satélite brasileño es paso estratégico para soberanía nacional

Telebras será también responsable de la construcción, en alianza con Embraer, del Satélite Geoestacionario de Defensa y Comunicaciones Estratégicas (SGDC). Las empresas formaron una joint venture para la iniciativa, Visiona, y serán invertidos R$ 1,3 mil millones en la construcción del satélite brasileño.

La construcción de un satélite brasileño para comunicaciones civiles y militares representa un paso estratégico para la garantía de la soberanía nacional. Hoy, Brasil cuenta solamente con equipamientos controlados por estaciones que están fuera del país o controladas por empresas de capital extranjero.

El satélite contribuirá, asimismo, para la oferta de Internet banda ancha a municipios que no cuentan con red terrestre de fibra óptica instalada, o cuyas condiciones de acceso son difíciles. Hoy se estima que son alrededor de 2 mil municipios en esa situación, y que podrán ser beneficiados por el SGDC.

Red de fibra óptica tiene expansión acelerada

Los gobiernos Lula y Dilma promovieron la expansión acelerada de la red de fibra óptica de Telebras, valiéndose de la estructura propia de la empresa y de alianzas con estatales (Eletrobras, Eletronorte, Chesf, Petrobras), estados, municipios e iniciativa privada.

Según Telebras, al final de 2013 la red de fibras ópticas de la empresa llegó a 16,7 mil km. Y, en el primer bimestre de 2014, la red en operación sobrepasó los 18,2 mil km. Otros 10,5 mil km se encontraban en proceso de implantación, lo que elevará el total a 28,7 mil km de infraestructura óptica en operación, interconectando todas las regiones del país - de Este a Oeste, de Norte a Sur.

Con la nueva realidad, generada sobre todo por el PNBL, Brasil llegó en febrero de 2014 a los140
millones de accesos a la Internet vía banda ancha, según datos divulgados por el sector privado.

La creciente acceso a internet en Brasil

Además de todos esos avances, los gobiernos Lula y Dilma promovieron el fortalecimiento del acceso a Internet en espacios públicos y colectivos, como universidades, escuelas, bibliotecas, hospitales, plazas, aeropuertos y lan houses. En ese sentido, el gobierno federal creó en 2012 el programa Ciudades Digitales, que ya beneficia a más de 300 municipios en todo Brasil.