• English
  • Português
  • Español

Preguntas Frecuentes

¿La Empresa Brasil de Comunicação (EBC) fue creada para hacer propaganda del gobierno federal?

La Constitución Federal prevé, en su artículo 223, la existencia de los sistemas público, privado y estatal de comunicación, para que funcionen de modo complementario. La creación de la EBC en 2008 responde, por lo tanto, a una determinación de la Constitución de Brasil. El gobierno tiene en la TV NBR uno de los principales medios para llevarle a la población las informaciones sobre los actos del Estado brasileño. Por su parte, los medios de la EBC (Agencia Brasil, TV Brasil, las radios de la EBC, el Portal de la EBC, la Radioagencia Nacional y la TV Brasil Internacional) se dedican a realizar una comunicación pública de calidad, orientada a los intereses y miradas de la sociedad. Se trata de un desafío que mueve cada día la actuación de los profesionales de la Empresa. La EBC cuenta también con un Consejo Curador, con la participación de la sociedad civil, de los trabajadores de la EBC, del Congreso Nacional y del Ejecutivo Federal a fin de asegurar el cumplimiento de esa misión. Finalmente, vale destacar que la comunicación pública existe en países de todos los continentes, ofreciendo programación de calidad a los ciudadanos de los más diversos países, como Canadá, Japón, Inglaterra, Estados Unidos, Colombia, Francia y España.

¿Quieren los gobiernos de los presidentes Lula y Dilma crear reglas para controlar la comunicación en Brasil?

De ninguna manera. La comunicación es un área esencial para la democracia y, así como las demás áreas importantes de nuestra sociedad, demanda reglas que hagan que su funcionamiento sea más armónico, democrático y positivo para la población. Así, es importante que la comunicación cuente con normas que promuevan su desarrollo, y que correspondan a las expectativas de la sociedad respecto al sector. Por ello, los gobiernos de la presidenta Dilma y del presidente Lula han buscado estimular la participación de la sociedad en las definiciones de esa área. Fue con esa intención, por ejemplo, que el gobierno federal promovió en 2009 la Confecom, que contó con la participación de los más variados segmentos sociales, incluso con empresarios del sector de comunicación, incluso los grandes grupos. Ese fue el espíritu que marcó también la construcción de legislaciones como la Ley de Acceso a la Información, en 2011, y la del Marco Civil de la Internet, en 2014. Son normas que buscan ampliar la participación del ciudadano en la sociedad.

¿Por qué el presidente Lula reactivó la Telebras? ¿Para asegurar el control de una estatal más y cargos para sus correligionarios?

En realidad, la Telebras no fue extinguida después de la privatización de sus principales activos por parte del gobierno de Fernando Henrique Cardoso porque buena parte de sus empleados fue aprovechada, por su propio gobierno, en órganos como Anatel y el ministerio de las Comunicaciones. Así, la reactivación de laTelebras en el segundo mandato del presidente Lula trajo una finalidad a la empresa, en lugar de solo representar un pasivo sin utilidad para los brasileños y brasileñas. Desde su reactivación en 2010, la Telebras ha promovido alianzas con un sinnúmero de agentes económicos, que van de las estatales a pequeños municipios, de los gobiernos estaduales a pequeños proveedores de Internet, pasando incluso por las gigantes del sector, como las operadoras TIM y OI. La plantilla de la empresa se está recomponiendo por medio de profesionales concursados. Y todo ello ha permitido a la Telebras reconstruir, gradualmente, su papel estructurante en las comunicaciones del país, sobre todo en la Internet banda ancha. Para ello, la Telebras construirá un satélite geoestacionario, en alianza con la Embraer. Y cuenta con una red de cables de fibra óptica: son ya casi 20 mil kilómetros de red destinados a llevar la Internet banda ancha a todo el país, y en los próximos años el total de cables alcanzará alrededor de 30 mil kilómetros.


¿El Programa Nacional de Banda Ancha no ha dejado mucho que desear?

Ciertamente, el PNBL todavía puede avanzar mucho, y lo hará. De todos modos, desde su institución, en mayo de 2014, el PNBL ya ha creado un nuevo escenario en el sector de las telecomunicaciones brasileñas, fortaleciendo la infraestructura de fibra óptica tanto en las grandes redes de transmisión como de distribución (los llamados backbone y backhaul), así como promoviendo un mayor acceso a la Internet banda ancha en equipamientos públicos, estimulando la competencia y el surgimiento de nuevos players - desde pequeños proveedores a medianas y grandes empresas. En términos populares, podemos decir resumidamente que el PNBL y la reactivación de la Telebras hicieron que el sector se moviera. Además, los accesos móviles a la banda ancha - la gran apuesta del gobierno federal - vienen creciendo de manera exponencial. Al final de febrero de 2014, existían alrededor de 140 millones de conexiones a la Internet rápida en Brasil, siendo 118 millones de accesos móviles y otros 22 millones por medio de conexiones de tipo fijo. La red 3G ya llegaba a cerca de 3,5 mil municipios, y la red 4G a casi un centenar de ciudades. Para que los resultados atiendan todavía más a los anhelos de los brasileños y brasileñas, aún cabe ampliar la velocidad y la calidad del servicio, así como asegurar que los planes de menor precio realmente sean ofrecidos (y no escondidos) por las empresas - y que la calidad del servicio sea igual para todos los usuarios. Son desafíos que el Marco Civil de la Internet seguramente enfrentará. Además, para construir la verdadera Internet 2.0 de Brasil, cabrá a los próximos gobiernos consolidar el papel de la Telebras en ese proceso - tanto en la atención a los entes gubernamentales como en una eventual atención al usuario final (la
llamada última milla).


¿Son las propuestas de los “medios de comunicación técnicos” y la regionalización de los recursos publicitarios destinadas a beneficiar a los aliados y a obtener apoyos para el gobierno?

Todo lo contrario. El criterio de “medios técnicos” equiparó los valores de recursos publicitarios antes atados a los índices de audiencia y circulación de los medios de comunicación. Las inversiones publicitarias del gobierno, que beneficiaban de manera desproporcionada a los líderes de audiencia o a determinados medios sin justificativa consistente, pasó a obedecer a un criterio técnico. Con las innovaciones traídas por los medios técnicos, ahora los recursos publicitarios - que en realidad representan la divulgación de informaciones de interés público de los programas y actos de gobierno – llegan a muchos más medios y municipios. En 2003, por ejemplo, el gobierno federal tenía anuncios en medios con sede en 182 municipios, y ese número llegó a más de dos mil en 2009. Y el número de medios que transmitieron algún anuncio del gobierno federal saltó de 499 a 7.047 entre 2003 y 2009. La información de interés público llega adonde está la población. Y sin favorecer a ningún medio en particular.


¿No se está deteriorando la relación del gobierno federal con la prensa, creando riesgos para la libertad de expresión?

En realidad, las medidas adoptadas por el gobierno federal con relación a la prensa en las gestiones de los presidentes Lula y Dilma van en el sentido contrario. Ellas buscan asegurar más libertad, participación social, diversidad y pluralidad de puntos de vista, etc. Por ejemplo, el gobierno federal hace una creciente inversión en su comunicación en los medios digitales y redes sociales, buscando la transparencia y la interactividad con la prensa y el ciudadano. También en ese sentido, hoy la TV NBR asegura a todas las emisoras interesadas el acceso al enlace del satélite y a las imágenes gratuitas de todos los actos de la presidencia de la República y de diversos eventos relacionados a los ministerios del gobierno federal. Los programas Café con la Presidenta y Buen día, Ministro fortalecen esa divulgación de las informaciones del gobierno federal y esa proximidad con los medios. Y, para complementar ese cuadro, la presidenta Dilma y los ministros han ampliado hoy los canales de atención a los medios regionales, nacionales e internacionales. Eso se dio por medio de la constante realización de entrevistas colectivas - regionales, nacionales e internacionales -, de algunas exclusivas, así como por la columna semanal en la que el presidente Lula contestaba, y hoy la presidenta Dilma contesta directamente a las preguntas de los lectores de los medios regionales.