• English
  • Português
  • Español
Crescimento com distribuição

Financiamiento y protección

 

¿Quiere saber más?

La financiación da seguridad para aumentar y diversificar la producción

Crédito a intereses más bajos para las mujeres

Red de protección: seguro y garantía de precios

Además de la oferta récord de crédito, los gobiernos Lula y Dilma implantaron y perfeccionaron varias acciones para atender a una reivindicación histórica de los agricultores familiares: garantía de ingreso en casos de caída de precio o pérdida de cosecha debido a adversidades climáticas.

• Garantía Cosecha: Seguridad para los agricultores de bajos ingresos, en particular los que viven en localidades afectadas por adversidades climáticas, especialmente en el semiárido. En caso de pérdida de por lo menos un 50% de la producción agrícola, las familias reciben el beneficio, que corresponde a R$ 850. 1,35 millón de agricultores beneficiarios.

• Seguro Agrícola: Mecanismo de protección para agricultores familiares que contratan financiaciones de costeo agrícola en el ámbito del Pronaf.
• Garantía del 80% del ingreso bruto esperado;
• Límite de cobertura del ingreso neto hasta R$ 20 mil.

• Programa de Garantía de Precios para la Agricultura Familiar: El PGPAF asegura un descuento en el pago de la financiación del Pronaf, en caso de baja de precios en el mercado. El descuento es automático y corresponde a la diferencia entre el precio de mercado y el precio de garantía del producto (costo de producción).

Plan Cosecha Semiárido: gobierno protege y apoya a quien más necesita

En 2013, a raíz de una de las mayores sequías de la historia, el gobierno Dilma lanzó un conjunto de acciones estructurantes para estimular la producción agrícola familiar del semiárido, asignándole un total de R$ 4 mil millones. El primer Plan Cosecha Semiárido suspendió la ejecución de las deudas de los productores de la región hasta fines de 2014. Además de eso, 870 mil agricultores recibieron cuotas normales y adicionales del Garantía Cosecha, 215 mil recibieron 930 mil toneladas de maíz para la alimentación animal y más de 1 millón fue beneficiado con el Programa Bolsa Sequía. Se construyeron 937 mil cisternas y se implantaron 60 mil unidades de almacenamiento de agua (más 16 mil hasta el final de 2014).

Además de eso, se armó la mayor operación de oferta de agua por camiones cisterna de la historia, bajo la coordinación del Ejército, movilizando a más de 6 mil camioneros para la función. Se implantaron 207 sistemas simplificados de suministro de agua y 95 pozos en los estados de Alagoas, Bahia, Minas Gerais, Pernambuco y Sergipe.

Gracias a esas y otras medidas, al contrario de lo que ocurría en el pasado, no hubo epidemia de hambre, las familias no fueron obligadas a emigrar a las grandes ciudades, ni se registraron saqueos a supermercados. En el segundo Plan Cosecha Semiárido (2014-2015), el volumen de crédito subió a R$ 4,6 mil millones.